a partir de que velocidad consume mas un coche

He efectuado múltiples mediciones de consumo con el Golf, a baja agilidad y asimismo a ritmo habitual de carretera. He efectuado estas mediciones durante la noche, en una carretera plana sin tráfico, sin viento, en los dos sentidos de marcha, a agilidad incesante.

He medido el consumo (24 grados centigrados), a las próximas velocidades de crucero: 20 km/h (en tercera), 40 km/h (en sexta), a 60 km/h (en séptima) , a 80 km/h (en séptima) ahora cien km/h (en séptima). Todas y cada una de las mediciones las he efectuado sin usar el sistema de control de agilidad de crucero.

Conducir a cien km por hora en vez de 110 ahorra un 9% de comburente

Por consiguiente, como hemos ido observando en los puntos precedentes, hay alguna agilidad donde se logra un consumo configurado vs la agilidad a la que se circula y una línea creciente que relaciona agilidad y consumo. En forma de ejemplo y como apunte que expresa esta iniciativa, podríamos decir que un turismo que está circulando a 110 km por hora, está consumiendo un 9% mucho más que aquel que circula a cien km por hora, por consiguiente, a una diferencia tan solo diez km por hora. De ahí que es esencial hallar habituarnos a circular a una agilidad correcta y sin sobrepasarse en la revolución del turismo.

Otros componentes que influyen en el gasto de comburente

Más que nada en largos recorridos, los próximos causantes influyen en el gasto de comburente del turismo.

Primeramente la presión de los neumáticos, que ha de ser la indicada por el desarrollador, cambiando en función de las condiciones climatológicas (con bastante frío el neumático precisa algo mucho más de presión). Conducir empleando neumáticos con una presión de 0,5 bar inferior a la adecuada provoca que el consumo aumente en un 2 por ciento en las áreas urbanas y un 4 por ciento en las interurbanas. Recuerde, además de esto, que en el momento en que realice un viaje con el vehículo muy cargado debe acrecentar la presión.

Escasas revoluciones, muchas averías o fallos

En el momento en que el régimen de revoluciones es exageradamente bajo para la agilidad que llevas, vas a deber pisar mucho más intensamente el acelerador a fin de que el turismo responda. No va a hacer mucho más que ahogarse, y los inconvenientes mecánicos tienen la posibilidad de ser graves. Además de esto, en los turismos diésel (que son mayoría), los propulsores desarrollan mucha mugre que a bajas revoluciones no se expulsa adecuadamente. Estos son ciertas averías o fallos con las que te puedes localizar.

automóvil

  1. Junta de la culata. Ya que vas con acelerador prácticamente intensamente, incrementa la temperatura en la cámara de combustión, lo que puede lograr que la junta de la letrada falle. Aun posiblemente llegue a desfigurarse y es requisito reemplazarla.
  2. Desgaste de los tubos. A escasas revoluciones y con pedal prácticamente en el suelo, otra consecuencia es que el pistón deja de subir y bajar recto y frota en las paredes del tubo. Resultado: desgaste por fricción y mayor temperatura.
  3. Válvula EGR. Esta válvula, encargada de la recirculación de gases, se marcha obstruyendo si siempre y en todo momento se lleva a un bajo régimen de vueltas.
  4. Turbo. El exceso de carbonilla agarrota los mecanismos del turbo y ordena a limpiarlos.
  5. Filtro antipartículas. Nuevamente el exceso de hollín crea inconvenientes. Ya que los filtros se taponan y se llenan de partículas, se generan mucho más regeneraciones electrónicas de las deseables (limpiezas automáticas del filtro). Esto incrementa el consumo de comburente, que, además de esto, acaba bajando por el cárter y mezclándolo con el aceite. Para resumir, el filtro comenzará a fallar y va a haber que limpiarlo en el taller o modificarlo, y es muy caro.

Deja un comentario