a qué temperatura trabajan normalmente los motores de los coches

seguramente varios de Vds conozcan la palabrería militar sobre el sargento que da una clase de “teorética” a los reclutas y enseña que “el agua hierve a 90 grados”; un recluta se atreve a intervenir y le soluciona: “Mi sargento, pienso que el agua hierve a cien grados”. Un instante de tensión, temiendo lo malo; pero el sargento piensa, y todo se sabe: “Tienes razón, novio; lo que hierve a 90 grados es el ángulo recto”. De todos modos el ángulo recto no hierve en ningún caso, y los motores térmicos de la presente automoción tampoco lo hacen, y menos a 90ºC; al menos con los presentes sistemas de refrigeración herméticos y presurizados, que retrasan la ebullición hasta la región de 115/120ºC, generalmente.

Otra cosa era en tiempos de sistemas sin presurizar, con los termostatos graduados para plena apertura a 80/85ºC; pero en la subida de un puerto de montaña de sobra de 1.500 metros, y en un día de baja presión atmosférica, se podía lograr la temperatura de ebullición pertinente a esa presión atmosférica. Y entonces el sistema se ponía a hervir, tirando y perdiendo agua por el tapón, tal es así que se comenzaba un desarrollo acelerado y autodestructivo, que en un abrir y cerrar de ojos podía terminar con la junta de culata. Salvo si el conductor se daba cuenta a tiempo, paraba el vehículo (no el motor; mejor que prosiguiera el ralentí) y, tras sacar el tapón con un harapo cuanto mucho más abultado y mayor mejor, agregaba agua de manera sensato pero continuada, desde esa garrafa que convenía llevar al maletero.

Causas y también rastros de sobrecalentamiento del motor del vehículo

Primeramente, debemos comprender por qué razón se puede ocasionar el sobrecalentamiento del motor. Hay múltiples causas que tienen la posibilidad de ofrecer sitio a esta situación:

  • y Líquido refrigerante deficiente. Esta es la causa primordial de que el motor se sobrecalente y puede estar causada por fugas en el circuito de refrigeración o desgaste de alguna de sus piezas, como los manguitos.
  • y Ventilador estropeado. Si el ventilador no marcha bien, el radiador y el motor tienen la posibilidad de calentarse exageradamente. Para repasarlo, echemos una ojeada y observamos que las aspas estén bien, que las conexiones no hayan sufrido daños y que se activa en el momento en que el motor consigue una alguna temperatura. Si se apaga, tiene la posibilidad de tener un fallo en el sistema de control, con lo que va a deber comprobar que su interruptor térmico esté en buen estado.
  • y Fugas del radiador. Si tuvimos un golpe y el radiador puede padecer daños, es conveniente repasarlo en un taller mecánico.
  • y Averías o fallos de la bomba de agua o del termostato. Si el termostato se ha estropeado, no se va a abrir el canal de refrigeración pertinente en el momento en que el motor se ardiente, con lo que el motor proseguirá calentándose. Del mismo modo, si la bomba falla que es la responsable de desplazar el refrigerante por el circuito, el sistema de refrigeración no va a funcionar bien y el motor acabará sobrecalentado.
  • y Carencia de aceite. El aceite es esencial a fin de que el calor que crea el motor en desempeño se disipe. Si falta lubricante, se crea mucho más calor por el rozamiento y se puede llegar a sobrecalentar.

¿Cuál es la temperatura habitual del turismo?

La temperatura habitual del motor de un vehículo debe situarse siempre y en todo momento entre los 80 y los 90 grados centígrados. Esta temperatura se puede ver en el panel de instrumentos del turismo, donde va a ver un indicio que, en todo instante, va marcando la temperatura a la que está el motor.

La temperatura del motor del vehículo puede cambiar en diferentes instantes de la conducción. Por poner un ejemplo, en el momento en que se efectúa un adelanto, la temperatura puede subir puntualmente llegando aun a sobrepasar los cien grados centígrados. Pero si después regresa a los valores normales, es algo que no debería estar preocupados.

¿Cuándo están hoy en dia современные системы охлаждения?

Устройство современных систем охлаждения намного сложнее, ніж у вітчизняних автомобілях, тому вони з большою ймовірнасцю устраняють ризик перегріву ДВС. Они могут иметь два вентилятора, работающие в разных режимах обдува радиатора охлаждения. Управление этими режимами уже не на термовыключатель, а на электронный блок управления.

В отличие от классического термостата, открывающего большой круг циркуляции и автоматически перекрывающего малый круг, в современных автомобилях может устанавливаться термостат с регулировками за рахунок наявності додаткового нагрівального елемента. Такой элемент, к примеру, задержит открывание термостата позже, если машина працює при сильному морозі або відкриє його пізніше в жару, щоб мотор дольше выходил на высокую температуру.

Inconvenientes con el ventilador

Los ventiladores pertrechados en los sistemas de refrigeración de los motores de combustión interna tienen la posibilidad de perder eficacia con los años. En ciertos casos, este puede perder hasta media aptitud para desplazar aire o aun dejar de marchar. Para eludir esto, deberíamos substituir el ventilador toda vez que cambiemos la bomba de agua, puesto que el ciclo vital útil de estos 2 elementos es el mismo.

De la misma manera, puede suceder que el ventilador no ande pues se haya roto la correa de transmisión que la activa desde el cigüeñal. Esta correa es diferente a la correa de distribución y nuestro turismo la va a tener con independencia de si la distribución la hace con cadena o con correa. No obstante, esta correa sí es dependiente del circuito de distribución. En automóviles mucho más modernos, los ventiladores tienen un desempeño puramente eléctrico. Si tu turismo tiene un ventilador de esta clase, impulsado desde la polea del cigüeñal, puede ser buena iniciativa reemplazarlo por uno electrónico para eludir sustos.

Deja un comentario