cómo pulir los faros del coche de forma casera

  1. Asegúrese de que el faro está limpio y cubre el perímetro con cinta de carrocero. Ahora, pasa el papel de lima de grano 360. Puedes llevarlo a cabo de manera manual pero, tanto por tranquilidad como por efectividad, es preferible emplear una pulidora profesional o una perforadora.
  2. Apreciarás que la área del faro queda completamente opaca. No tenga temor de proseguir, es una parte del desarrollo. En el momento en que ahora hayas limado todo el faro, regresa a realizar lo mismo pero, esta vez, con el papel de lima de grano 500.
  3. Ahora, pasa el papel de lima de grano 800 conjuntado con un pulimentado concreto que se frecuenta integrar en un kit de pulimentado de faros -desde 30 euros-.
  4. La última etapa del pulimentado pasa por hacerla con el vidrio de grano 1.200, con el pertinente pulimentado.
  5. Limpia el faro con una gamuza de microfibra y también impregnándola en el limpiador incluido en el kit de pulimentado de faros. Observarás que, en este momento, el faro muestra una área traje, pero aún sin brillo.
  6. El próximo paso es utilizar barniz al faro para resguardarlo. Pero antes de iniciar, asegúrese de remover cualquier mancha de polvo que haya sobre el faro. Puedes llevarlo a cabo con una pistola de aire comprimido, o limpiando con una gamuza de microfibra y alcohol.
  7. Fundamental. El barniz de los kits de restauración de faros acostumbra venir en aerosol, con lo que es primordial contemplar la carrocería con plástico o papel para eludir dañar la pintura.
  8. Bate el bote de barniz y aplica una primera cubierta en un cartón que no precises. Es esencial, pues al comienzo el barniz puede salir con alguna impureza; de este modo evitarás que se quede adherida al faro. En el momento en que apliques la primera cubierta, empezarás a conocer un brillo profundo, pero no es el definitivo.
  9. Unos diez-15 minutos después -lo que indique en las normas del kit de pulimentado de faros que hayas conseguido-, aplica una segunda cubierta de barniz.
  10. Para finalizar, quita las protecciones de la carrocería y habrás terminado con entre los faros. Eso sí, se aconseja no lavar el turismo ni prender las luces a las 12 horas siguientes a este trabajo.

Pulimentado con bicarbonato y vinagre

Tanto el bicarbonato como el vinagre son artículos que se usan para bastantes remedios naturales. El lavado del pelo, eliminar brillo a la fuente o adecentar el suelo son varios de los usos que se atribuyen a estos artículos.

coche

Debemos añadir en este momento el de pulimentar los faros del vehículo.

Mezclaremos un tazón de bicarbonato con vinagre y vamos a esperar a que realice reacción creando una espuma. El bicarbonato es abrasivo al tiempo que el vinagre es el que nos deja eliminar brillo. Fregaremos con un paño y más tarde vamos a lavar con agua.

Complejo y moderno

El reciclaje da bastante de sí: entre los elementos del vehículo transformados en muebles logramos hallar verdaderas piezas de diseño. El artista alemán Martin Schlund convierte viejos automóviles, premeditados a morralla, en moblaje único: un sofá, un mueble-bar, una mesa y cualquier cosa que ronde por su imaginación. En este vídeo se puede ver de qué forma convierte el hocico de un viejo Trabant en un banco.

Arte asimismo es el que hace el escultor australiano James Corbett, que reutiliza piezas y piezas de recambios de automóvil para proporcionarles vida por medio de las estatuas. Sus espléndidos trabajos, llenos de movimiento, transforman a la civilización maker en un nuevo fenómeno de expresión plástica.

Trucos caseros para adecentar los faros del turismo / Bicarbonato

Prepara una mezcla de vinagre con bicarbonato de sodio en un envase o taza. Se generará una espuma, la que extenderás con un paño o un cepillo de dientes por los focos. Deja descansar unos minutos a fin de que los dos modelos efectúen su trabajo sobre los faros. Entonces quita con una esponja despacio o un paño seco. Protege que no queden restos de bicarbonato.

Es un viejo tradicional de los trucos caseros para adecentar los faros del vehículo. Es muy simple: solo unta algo de pasta dentífrica sobre los faros por toda la área. Dejar descansar unos minutos antes de retirarla. La pasta dentífrica tiene la aptitud de accionar sobre la oxidación amontonada en la área de los faros. Finalmente, quita la pasta, abrillanta con un paño seco y verifica los desenlaces.

Vinagre

Hablamos de otro producto que semeja haberse fabricado para cientos y cientos de propósitos de limpieza en la vivienda. Mezcla agua y vinagre en un envase con rociador. Entonces aplica sobre los faros y espera unos minutos a fin de que la mezcla lleve a cabo su trabajo. Enseguida limpia los restos con un paño de microfibra. Reitera este desarrollo hasta el momento en que la mayor proporción de mugre o de color amarillento se desprenda de los faros.

SIGUE LEYENDO:

Deja un comentario